Publicidad

Dan ultimátum a habitantes del Ragonessi en San Gil

Los 25 residentes del parque que lleva años abandonado, aseguran que no tienen a donde ir.

Cuartos oscuros y pequeños, con entradas en forma de arco, puertas y paredes de tela de diferentes colores que se mueven con el viento y separan los cerca de 10 habitáculos, es el panorama que se vive en el parque Ragonessi de San Gil.

Este lugar que durante años ha estado abandonado y que su estado es lamentable desde el inicio del recorrido, ahora es habitado por cerca de 25 huéspedes se despiertan en la mañana con el silbido de los pájaros y el sonido de la quebrada Curití, que les sirve como su gran piscina natural y lavadero.

Entre los residentes de este hotel bolivariano hay de todo. Niños, madres, padres y jóvenes dedicados al reciclaje que no tienen a donde ir.

A todos ellos, la administración municipal, en compañía de la Policía Nacional  y otras entidades les dieron un ultimátum: 48 horas para desocupar o los sacan a la fuerza y el plazo vence mañana.

El parque Ragonessi, con el paso de los años se convirtió en el lugar idóneo para el consumo de sustancias alucinógenas y no para el desarrollo del turismo y actividades culturales, como inicialmente se planteó, y sus habitantes, se irán cuando llegue la policía, esa es la conclusión. ¿Para dónde? Eso aún muchos no lo saben.

Alicia Medina, de 55 años de edad, que vive ahí desde hace algunas semanas con su esposo, una hija y un nieto, dice que ahora mismo no hay una respuesta. “Antes vivíamos en el coliseo y de allá también nos corrieron”.

Lo que sucede en San Gil es una muestra más de la difícil situación que atraviesan los migrantes y las autoridades sin herramientas para actuar sobre el tema.

“Llegar a desalojar es una solución sin trascendencia porque van a buscar donde quedarse, debe haber una solución más profunda, con la articulación de todas las instituciones, con los defensores de los derechos (…).

“Hay un abandono del Estado en las regiones y los municipios para poder atender una población que cada vez es más grande y tiene más necesidades que se suman a las necesidades de los habitantes del municipio”, dijo Fabián Aguillón, concejal de San Gil.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,480SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad