Publicidad

Video: pareja fue víctima de violento atraco en Floridablanca

Dos delincuentes interceptaron a una pareja de esposos en el momento que llegaban a su vivienda en el barrio Molinos Altos, en Floridablanca, el pasado 3 de julio. Los bandidos los amenazaron con armas de fuego y les obligaron a entregar sus pertenencias.

Justo en el momento en que una pareja llegaba a descansar a su vivienda en el barrio Molinos Altos, en Floridablanca, fue interceptada por dos delincuentes armados que procedieron a quitarles sus pertenencias de valor.

El hurto ocurrió hacia las 11:10 p.m. del pasado miércoles, 3 de julio, quedando registrado algunos fragmentos en video de cámaras de seguridad.

“Yo había ido a recoger en la camioneta a mi esposa que estaba en un cumpleaños, pero ya habíamos llegado. Ella se bajó abrirme el garaje, yo estaba dando reversa y cuando es que empieza a gritar auxilio, auxilio”, señaló el hombre de 44 años, la víctima.

Una vez el afectado volteó a mirar a su compañera sentimental, estaba siendo ‘encañonada’ por un bandido. Dos segundos después, otro delincuente también lo intimidó a él.

“Me puso la pistola en la cabeza, me empezó a golpear como seis veces con el arma y diciendo que le entregara todo. Yo estaba muy nervioso, al igual que él, pero yo sólo pensaba a qué horas se le sale un tiro y me mata”, contó.

En medio del angustioso momento, el asaltante procedió a quitarle el bolso a la mujer a la mujer de 43 años. Al interior llevaba celular, billetera con 250 mil pesos en efectivo y documentos personales.

“Yo solo alcé mis manos y el ladrón me quitó el control del carro, fue lo único que se me llevó. Como mi esposa gritaba, tal vez eso los asustó y salieron corriendo”, añadió.

En las cámaras de seguridad del sector se observó el momento en que los bandidos doblaron en la esquina y se subieron a un automóvil Chevrolet Spark en el que se encontraba un tercer delincuente esperándolos. Acto seguido, se dieron a la fuga.

En el material audiovisual también se apreció que los ladrones llegaron al lugar justo después de las víctimas, por lo que se deduce que los venían siguiendo.

“No sé desde dónde me venían siguiendo, yo no suelo correr mucho. Fue una situación muy brava y cruel tener un arma en la cabeza apuntándole a uno. Mi esposa me dice que en medio del robo también la manosearon”, concluyó el hombre.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,610SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad