Publicidad

¡De no creer! Bostezó tan fuerte que terminó en el hospital con la mandíbula dislocada

Jenna Sinatra, de Nueva Jersey, terminó con la mandíbula dislocada tras bostezar y abrir la boca con demasiada fuerza. En TikTok, documentó toda su recuperación y su historia se volvió viral.

El insólito caso de una joven influencer residente en Nueva Jersey, Estados Unidos, quien sufrió un accidente poco común se ha vuelto viral en redes sociales: quedó con la mandíbula completamente dislocada después de bostezar demasiado. Los médicos tuvieron que cerrarla de manera manual.

En una serie de videos ahora virales, Jenna Sinastra se documentó a sí misma tratando de convencer a sus padres de que algo andaba mal y su posterior viaje al hospital, donde los médicos “le volvieron a juntar la mandíbula”.

Su expresión hizo que los espectadores se pusieran nerviosos, mientras que otros dijeron que los videos habían desencadenado un nuevo miedo, según publicó el medio británico The Sun.

El hecho se dio apenas unos días antes de cumplir 21 años, cuando Jenna bostezó (parece demasiado fuerte) y no logró cerrar la mandíbula, dejando la boca abierta.

El personal del hospital le explicó que la fuerza de su bostezo le había dislocado la mandíbula y la había bloqueado en su lugar. Uno incluso aseguró: “Nunca había visto eso antes”.

Los médicos le dijeron a la joven que se dislocó la mandíbula, lo que causó que las articulaciones responsables de abrir y cerrar la boca se bloquearan en su lugar.

Esta situación le impidió cerrar la boca por completo. En el transcurso de cuatro horas, a Jenna le examinaron la mandíbula y le hicieron una radiografía, mientras se reía por el dolor y babeaba con la boca bien abierta. Posteriormente, los especialistas le administraron relajantes musculares a Jenna, antes de devolverle manualmente la mandíbula a su posición habitual.

Un bostezo es una respuesta fisiológica común en los seres humanos y en muchos animales, caracterizada por una inhalación profunda seguida de una exhalación de aire.

Se suele asociar con la fatiga, el aburrimiento, la falta de interés o la relajación. Aunque la función exacta del bostezo no se comprende completamente, se cree que puede ayudar a regular la temperatura del cerebro, aumentar la oxigenación del mismo y despejar la mente.

También puede ser contagioso, lo que significa que ver o escuchar a alguien bostezar puede provocar que otros lo hagan involuntariamente.

“No puedo creer que esto haya sucedido”, escribió en el título de su vídeo de TikTok , que fue visto 10,4 millones de veces. Ella compartió un video de actualización que muestra su rostro cómicamente envuelto en vendas. Además de todo lo que pasó, le dijeron a Jenna que su terrible experiencia podría volver a ocurrir.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,150SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad