Publicidad

Ya tendrían identificado al autor intelectual del crimen del empresario Hernán Franco

Los investigadores han entrevistado a personas cercanas a Franco, incluyendo su asistente, el conductor, los vigilantes del edificio, su esposa, su hijo, y la empleada del servicio.

En una nueva publicación, la revista Semana dio a conocer detalles reveladores y los resultados preliminares de la investigación sobre el asesinato del auditor Hernán Roberto Franco Charry, ocurrido cerca del parque de la 93 en Bogotá, el pasado 21 de febrero del presente año. Según las declaraciones recogidas, se espera que pronto se revele la identidad del autor intelectual detrás de este crimen, que ha sacudido los cimientos de la empresa arrocera a la que Franco prestaba sus servicios como consultor.

Según expresó el medio de comunicación, los testimonios obtenidos por la Fiscalía indican que las relaciones entre Franco y sus clientes “se habían fracturado y ellos no estaban en muy buenos términos”. Una asistente del auditor reveló que el año pasado su jefe tuvo una “discusión muy fuerte en la oficina. Una discusión que terminó en gritos” y de la cual surgieron amenazas.

Los investigadores han entrevistado a personas cercanas a Franco, incluyendo su asistente, el conductor, los vigilantes del edificio, su esposa, su hijo, y la empleada del servicio, quienes proporcionaron información clave para el avance de la investigación. Todos los testimonios convergen en un nombre como el principal sospechoso de ordenar el crimen, aunque se sugiere que no actuó solo.

El día del asesinato, testigos reportaron la presencia de individuos desconocidos en el lugar del crimen, la clínica, y el velorio, mostrándose nerviosos y buscando información. “Es oportuno explicar que él (sospechoso) estuvo mucho tiempo ahí en la sala (clínica) y se notaba como nervioso”, relataron testigos, añadiendo que este individuo iba a reunirse con la víctima el día de su muerte.

Semana señala que la investigación revela una trama de conflictos internos en la empresa arrocera, exacerbados tras la muerte del fundador y la aparición de un nuevo accionista significativo. Testigos mencionaron informes de auditoría que señalaban malversaciones financieras, lo que aumentó la tensión y el miedo entre los empleados.

Una circunstancia que llamó la atención de los investigadores fue la aparición de un hombre que trabajó con Franco durante años y que, de forma sospechosa, estuvo presente en los momentos clave tras el asesinato. Este individuo mantenía contacto tanto con los herederos de la empresa como con los familiares de la víctima.

El hijo de Franco entregó a la Fiscalía el celular de su padre, que había desaparecido tras el crimen. Este dispositivo, que el hijo asegura haber revisado para proteger la información, podría ser clave para entender los momentos previos al asesinato y para la prosecución de la investigación, expresa Semana en dicha publicación.

“El hijo de Franco advirtió que entregará a la Fiscalía la información con los hallazgos de auditoría a la empresa arrocera, los videos de seguridad de la oficina y el apartamento, además del celular de su papá. La investigación está por dar importantes resultados”, dice el medio de comunicación.

Este caso de alto perfil, que implica una trama de corrupción y conflictos familiares, está por alcanzar un punto crucial con la posible revelación del autor intelectual del asesinato de Hernán Roberto Franco.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,870SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad