Publicidad

Fachadas de casas abandonadas: ‘Lluvia’ de demandas para eliminar riesgos de derrumbes

Muchas fachadas de predios en Bucaramanga están a punto de caer, sin contar que permanecen llenas de maleza. Otras casas están convertidas en letrinas o en improvisadas habitaciones de indigentes.

En la calle 34 # 30-39, del barrio Mejoras Públicas, los vecinos completan más de un año denunciando el desaseo y el evidente peligro que representa, para la comunidad y para los transeúntes, pasar frente a un predio abandonado que existe en esa dirección.

Tal casa, cuyos paredones están a punto de colapsar, hoy es guarida de hampones, quienes convierten esa área en sus improvisados ‘refugios’ y ‘dormitorios’.

El tema no es sólo de seguridad, también es de higiene. El lugar es un foco de basura e incluso es propicio para la formación de los criaderos del zancudo transmisor del dengue hemorrágico.

Cansado de esta situación, el líder cívico William Pico Duarte, instauró una acción popular para exigir medidas concretas de parte de las autoridades. De hecho, esa demanda ya fue aceptada por el Juzgado Tercero Administrativo Oral del Circuito Judicial de la capital santandereana.

Hay más casos como este en Bucaramanga. Las deplorables instalaciones físicas de varias casas, ‘abandonadas a su suerte’, hacen parte de los signos visibles de la multiplicación de la delincuencia, de la contaminación, de la poca estética y, en general, del desorden que se está evidenciando en las calles de Bucaramanga.

Con el fin de garantizar la seguridad de ellos y la de los transeúntes, los vecinos de diversas fachadas de casas abandonadas en Bucaramanga han instaurado tutelas y acciones populares para presionar a los responsables a aplicar medidas correctivas y evitar posibles derrumbes y tragedias.

Tales viviendas, en estado de deterioro avanzado y a punto de derrumbe, representan peligros latentes para quienes viven en las cercanías. Ante la falta de respuesta por parte de los propietarios o entidades responsables, los vecinos han decidido organizarse y manifestarse pacíficamente frente a las autoridades locales y gubernamentales.

No sólo han recurrido a las demandas. A través de pancartas, marchas y peticiones formales solicitan una intervención urgente para garantizar la seguridad de todos los habitantes de la zona.

De acuerdo con Pico Duarte, “muchos de esos ‘lotes de engorde’ son los ‘centros de operación’ de los bandidos, los cuales utilizan esos escenarios para delinquir”.

De acuerdo con el marco legal, los dueños de esas edificaciones están obligados a garantizar el mantenimiento de las mismas, so pena de recibir drásticas multas. Si el propietario de una de esas viviendas no la mantiene limpia y aseada, podría ser multado. En la reglamentación, se aclara que él debe mantenerla en buenas condiciones físicas e higiénicas, esté o no ocupada la edificación. Dependiendo del grado de abandono, las sanciones oscilan entre los 2 y los 10 salarios mínimos legales vigentes.

Los ciudadanos esperan que la presión ejercida por ellos den resultados cuanto antes. Esperan la realización de inspecciones técnicas y sanitarias en las viviendas en riesgo, la adopción de medidas de seguridad temporales para prevenir accidentes y, sobre todo, garantizar la promoción de un entorno seguro y habitable para todos.

Nota de la Redacción: Si usted vive cerca de una de esas casas deterioradas y su tranquilidad está vulnerada por los peligros que se ciernen sobre ese lugar, haga la denuncia a través del siguiente correo electrónico: eardila@vanguardia.com

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,480SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad