Publicidad

‘La bonita’ está llena de emprendedores dedicados a refrescarlos

Con la fuerte ola de calor que atraviesa a ‘la ciudad bonita’ y la ausencia de lluvias, el mejor mecanismo para refrescarse recae en las bebidas frías.

Según los informes meteorológicos, las temperaturas en Bucaramanga han superado el promedio de los 30 grados Celsius durante varios días consecutivos. Pero la sensación térmica llega hasta los 35 grados. 

Así lo informó Fabián Andrés Vargas Porras, jefe de la Oficina para la gestión del Riesgo de Desastres de Santander. Además señaló que los ciudadanos deben tomar medidas de precaución, para no padecer problemas de deshidratación.

Afortunadamente a lo largo del área metropolitana puede encontrar emprendedores como Daniel Omaña Balero, quien todos los días se despierta a las 3:30 de la madrugada para traerle los más refrescantes jugos. 

Son cinco años de experiencia vendiendo papas, agua, bebidas energizantes y, su producto estrella, una fría bolsa jugo natural 2.000 pesos la unidad. 

Después de la pandemia volvieron los sabores ácidos y dulces del lulo, el tamarindo y la mandarina con zanahoria a las esquina entre la calle 36 con carrera 33 en el sector de El Prado. 

El cucuteño de 30 años, lleva 9 eneros en ‘la bonita’ debido a que se trasladó con su pareja santandereana y dieron a luz a una niña de nombre Daniela. 

Todos los días está presente desde las 7:00 de la mañana hasta las 5:30 de la tarde con la sonrisa radiante y veloz para que el rojo del semáforo le dure lo suficiente para cerrar las ventas. 

Así como él dice:”una cosa es verlos así empacados y otra cosa es hacerlos desde cero, porque con estas manos yo los preparo, colo y los tengo listos”. Son dos horas de trayecto que le toma trasladarse desde El Reposo hasta los lados de la plaza Guarín. 

Dentro de su nevera está la solución a un día caluroso y una boca seca: las 50 bebidas naturales hechas para salir adelante, ni un paso atrás. 

El helado casero de toda la vida

Giovana Durán García fue criada entre helados y observó cómo sus padres elaboraban su receta especial, la cual sostenía a su familia. Este amor por la heladería arraigó en su corazón. Con su padre, Jose Ignacio Durán, decidieron crear la marca Nacho Helados.

Aunque don Nacho eligió continuar su tradición con su carro heladero, su hija perseveró en su legado junto a Juan Lescano, su pareja, mediante un local ubicado en Piedecuesta. Ambos se dedicaron a crear sabores inspirados en la riqueza culinaria de Colombia y Perú, logrando que cada visita a su heladería  despierte el deseo de regresar por más. Si desea ir por su ‘dosis de felicidad’ puede visitarlos en la carrera 4 #0-03 sector de Cataluña.

Las aguas frescas de Juan Pablo

Juan Pablo Ángel Sarmiento, de nueve años, es el creador de ‘Cha’a Chaac’, una marca de aguas frescas saludables en Bucaramanga. Con esta idea busca promover hábitos más saludables al reemplazar bebidas azucaradas. Nacido en Ciudad de México, Juan Pablo y su madre, Omaira Sarmiento Santos, regresaron a Colombia para cuidar de su abuela. Inspirado por los mercados tradicionales en México, crearon tres variedades de aguas frescas: azul (mandarina, limón y menta), amarilla (piña y manzanilla) y roja (remolacha, clavos y canela). El resultado de aquel experimento es un próspero emprendimiento que podrán encontrar en Instagram como:  @aguaschaachaak.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,600SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad