fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Le dijo a su mamá que llegaría pronto, pero falleció en un accidente, en Santander

Judicial

Le dijo a su mamá que llegaría pronto, pero falleció en un accidente, en Santander

Daniela Hernández era madre de dos pequeños de 7 y 6 años, era auxiliar de odontología y residía en el barrio Diamante. Murió en un accidente en la vía a San Gil.

La vida de Daniela Hernández Quintero, de 22 años, terminó de una forma nefasta. Murió tras ser arrollada por un camión luego de que la motocicleta en la que se movilizaba como parrillera chocara de frente contra otra moto, en la vía que comunica a San Gil con Bucaramanga, en el sector de Pailitas.

Ocurrió el lunes festivo cuando finalizaba el ‘Plan retorno’. Decenas de viajeros retornaban a sus hogares cuando de repente el tráfico fue paralizado de manera intempestiva. Un trágico accidente retrasó a los viajeros.

Eran las 7:15 de la noche cuando Daniela venía de regreso hacia la ‘Ciudad Bonita’ después de un fugaz paseo por San Gil. Iba de ‘pato’ de una motocicleta AKT de color negro con rojo y placa AYL-74G, que era conducida por Javier Ferreira, de 31 años. Les faltaba poco para ingresar a Piedecuesta cuando los ‘sorprendió la muerte’.

Al parecer, Javier, en una maniobra peligrosa, quiso adelantar a un camión blanco que iba delante de ellos, conducido por un socorrano de 35 años que transportaba verduras. El motociclista no se habría percatado que por el carril contrario se aproximaba una Suzuki de placa EBZ-36F. No alcanzó a ‘coronar’ la ‘trompa’ del vehículo cuando se estrelló de manera aparatosa contra máquina, en la que iban dos personas.

El fuerte impacto mandó a las cuatro personas al suelo, pero Daniela llevó la peor parte. Quedó debajo de las llantas traseras del vehículo de carga. La joven falleció en el instante.

Javier sufrió fracturas en el tobillo izquierdo, laceraciones y traumas en las dos rodillas

El conductor Rafael Carreño, de 41 años, quien conducía la Suzuki resultó con politraumatismos y laceraciones, mientras que el parrillero Jhon Sebastián Echavarría, de 25 años, sufrió una herida abierta en la pierna izquierda, laceraciones en el brazo derecho y un trauma craneoencefálico leve.

Los paramédicos llegaron hasta el lugar y trasladaron a los heridos hasta un centro asistencial de Piedecuesta. Todos se encuentran estables.

De la víctima se pudo conocer que sería madre de dos pequeños de 7 y 6 años, era auxiliar de odontología y residía en el barrio Diamante.

Minutos antes de la tragedia, Daniela se habría comunicado con su madre para reportarse y decirle que pronto llegaría a casa, pero el destino fue otro. No regresó.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Judicial

Arriba