Publicidad

Familiares de menor de 2 años fallecida siguen a la espera de la entrega de su cuerpo

Hace seis días, en un hostal del Centro de Bucaramanga, una menor de dos años perdió la vida de manera violenta en un hecho donde su padrastro es señalado como el responsable. A esta tragedia se añade que los familiares de la víctima aún no han logrado brindarle una sepultura cristiana.

En la morgue del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Bucaramanga aún permanece el cuerpo de la niña, de escasos dos años, quien el pasado 10 de enero fue asesinada y abusada presuntamente por su padrastro al interior de una residencia del Centro de la ciudad.

Marvin Rodríguez, tío de la menor fallecida, señaló a Q’hubo Bucaramanga que todavía no les han entregado el cadáver para adelantar las honras fúnebres y darle el último adiós.

“No nos han entregado el cuerpo, está todavía en Medicina Legal. Están esperando pruebas para comprobar el ADN. Ahorita mi Rosa Isabel Rodríguez (madre de la menor) está justo haciendo las averiguaciones”, dijo el familiar.

La menor era de nacionalidad extranjera por lo que las autoridades colombianas deben adelantar la plena identificación, así como demás diligencias respectivas al tratarse de una muerte violenta cuyo proceso investigativo seguirá su curso.

Los familiares aún no han definido si realizar el sepelio de la menor en Bucaramanga o trasladar el cuerpo hasta la ciudad de Cumaná, estado Sucre, en su país natal, en donde tienen a todos sus seres queridos.

“A ratos mi hermana me dice que dejarla acá y salir a trabajar a otro lado, pero también en Cumaná está toda la familia, allá nos criamos y desde hace tres años nos tocó migrar. Son más o menos dos días de viaje desde Cúcuta hasta nuestra ciudad”, agregó Marvin.

Otra de las diligencias que se encuentran realizando Rosa Isabel Rodríguez y su hermano es poder recuperar a su otra hija, de 5 años, quien se encuentra bajo la protección del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar.

“El papá de la niña llegó y a ella no se la han entregado, pero a él de pronto sí. Mi hermana no quiere comer, sigue mal y ahí vamos”, agregó el tío.

Por su parte, Ángelo Iván Luna López, de 23 años, señalado como el responsable del asesinato de la menor, fue capturado el 11 de enero por orden judicial.

La Fiscalía imputó cargos por el delito de feminicidio agravado, resultando en la decisión de un juez de garantías de enviar al acusado a la cárcel. La familia celebró esta determinación y solicita una condena ejemplar.

“Lo único que pedimos es que se haga justicia y que este tipo no salga, si sale va a hacer más daño”, concluyó el tío de la niña asesinada.

Abuso sexual y golpes

Marisol Ramírez Rodríguez, directora de la Fiscalía Seccional Santander, señaló que la menor no solo habría sido agredida físicamente, sino también sexualmente por parte de su padrastro Angelo Iván Luna López, oriundo de Cúcuta, Norte de Santander.

«El capturado quiso hacer parecer la muerte de la menor como una caída accidental por las escaleras de su vivienda. El equipo interinstitucional, conformado por Medicina Legal, CTI, Sijín y Policía Nacional, logró establecer las evidencias suficientes para demostrar que la niña habría sido agredida tanto física como sexualmente antes de su muerte», dijo Ramírez.

El coronel Henry Yesid Bello Cubides, comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga, le aseguró a Vanguardia que el reporte de Medicina Legal señaló que la niña murió producto de los golpes que le infringió su padrastro.

El dictamen reveló que la niña tenía una serie de traumas en su parte abdominal y también en sus piernas. La gravedad de estos politraumatismos ocasionó que la menor muriera inmediatamente sin recibir asistencia médica.

«El victimario le causó unos traumas a nivel abdominal y en miembros inferiores, este dictamen de Medicina Legal pudo establecer que la niña no murió por una caída en las escaleras, sino por una agresión física que le causó la muerte», añadió el comandante de la Policía Metropolitana de Bucaramanga.

El estremecedor relato

El miércoles 10 de enero, alrededor de las 6:30 a.m., Rosa Isabel Rodríguez salió del hostal Paraíso, ubicado en la calle 29 con carrera 15. En dicho lugar, vivía con sus dos hijas, una de 5 años y la fallecida de 2 años, así como con Angelo Iván y su hijo de 5 años.

Siguiendo su rutina diaria, Rodríguez se dirigió a su trabajo en una empresa de artesanías. Aproximadamente media hora después, Angelo Iván llegó al lugar en busca de ella.

“A las 7:00 a.m., llegó llamándome, diciendo que era urgente. Cuando abrí la puerta, me entregó a la niña muerta en mis brazos, afirmando que se había caído por las escaleras”, relató la madre con dolor.

De manera inmediata, Rosa llevó a la niña en una moto hasta la Unidad Intermedia Materno Infantil Santa Teresita, Uimist, ubicada en la carrera 21 con calle 12 de la ciudad. No obstante, el personal médico en este centro confirmó que la menor ya había fallecido desde hace más de media hora.

Al compartir la versión proporcionada por su pareja, que sugería una caída por las escaleras, y al notar posibles signos de violencia en el cuerpo de la víctima, los médicos alertaron a la Policía y activaron el protocolo por violencia intrafamiliar.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,690SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad