Publicidad

No todo está perdido: la esperanza para el valle de frailejones afectados por el incendio en el Páramo de Berlín

Una bióloga que recorrió el valle de frailejones alcanzados por el incendio forestal entregó más detalles de esta 'sala de cuidados intensivos'. Aunque el panorama parece desolador aún existe esperanza para algunos de los frailejones.

El paso de las llamas por un valle de frailejones en el Páramo de Berlín dejó una imagen gris fácil de asemejar a la muerte.

Pese a ello, la bióloga Jasmilly Benavides Céspedes, profesional especializada de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, asegura que la zona en la que estaban los frailejones es una «sala de cuidados intensivos», en la que aún hay esperanzas para algunas plantas con «quemaduras de tercer grado».

En días pasados, Benavides Céspedes recorrió estas zonas azotadas por las llamas. Tras esa inspección, que solo es el comienzo de todo un proceso, la experta habló con Vanguardia e hizo varias precisiones sobre el futuro de estas plantas.

La primera es que no todos los frailejones están muertos, algunos aún se sostienen y las afectaciones fueron en la parte externa. Varias de las plantas de tipo arbustivos se mantienen en firme pese al paso de las llamas.

En esa observación in situ, la bióloga Benavides precisó que los vientos habrían generado que las llamas alcanzaran una altura media y superior en los frailejones, por lo que parte de los suelos, después de incendio, mantenían húmedos.

No todo está perdido: la esperanza para el valle de frailejones afectados por el incendio forestal en el Páramo de Berlín

Sin embargo, hay varias condiciones que se deben dar para lograr la recuperación de estas plantas: el clima (la ocurrencia de lluvias), el terreno, la humedad, la radiación solar, el acompañamiento al proceso de restauración, entre otros.

Es por ello que Benavides Céspedes apunta que es pertinente darle «tiempo» al ecosistema y planificar la restauración de este entorno.

Si bien el fuego arrasó más de 300 hectáreas en este ecosistema de páramo, la zona en la que estaban los frailejones no sobrepasa las 50 hectáreas.

Las condiciones

Aunque los frailejones son los protagonistas y copan las imágenes en redes sociales, su entorno y otras especies vegetales son fundamentales para su crecimiento y desarrollo. Por ello, pastos, musgos, arbustos y turberas son esenciales para que las plantas puedan sobrevivir tras esta emergencia.

Los arbustos son fundamentales para dar sombra a los pequeños frailejones para que puedan crecer y soportar los rayos ultravioleta. Mientras que los pastos ayudan a capturar el agua del rocío y la protección de los vientos.

Los musgos son los encargados de formar las turberas, que son esos ‘colchones’ de agua formados en ese ecosistema para mantener con vida a los frailejones.

Uno de los llamados que hizo la experta a turistas, visitantes y curiosos es que eviten pisar o caminar por estas zonas afectadas por las llamas, pues esto podría compactar el suelo y dañar los procesos de recuperación de la naturaleza.

«Ya no es momento de ir a realizar visitas, ni hacer imágenes. Al pisar el suelo este se puede compactar», indicó Benavides Céspedes.

En el páramo Santurbán hay cerca de seis especies de frailejones identificados que han crecido en ciertos puntos del ecosistema. Sin embargo, no todas se encontraban en la zona del incendio.

En Santurbán se encuentra la espeletia santanderensis, una especie endémica de los suelos de esta región. Esta especie alcanza una altura entre 20 y 30 centímetros.

Aunque se ha difundido que un frailejón crece, en promedio, un centímetro por año, ese indicador depende del contexto y situación del terreno en el que se encuentran los plantas, que no necesariamente prosperan en todos los sectores de los páramos.

No todo está perdido: la esperanza para el valle de frailejones afectados por el incendio forestal en el Páramo de Berlín

«Lo primero es construir un plan de acción en pro de la recuperación del ecosistema, entre las autoridades locales, nacionales y regionales. Este debe incluir el impacto sobre el ecosistema y sus especies, para luego generar un monitoreo que lleve a una restauración y recuperación del sitio», Jasmilly Benavides Céspedes

Bióloga y profesional especializada de la Corporación Autónoma Regional para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga.

La emergencia

Las llamas que consumieron al menos 300 hectáreas del Páramo de Berlín se extendieron desde el pasado lunes 22 de enero hasta la noche del jueves, 25 de enero, dejando un impacto considerable en la flora y fauna del ecosistema.

Con trabajo entre comunidades, cuerpos de bomberos, Ejército Nacional, Defensa Civil y otras entidades, el incendio fue contenido y se espera que la autoridad ambiental presente el análisis del impacto de lo ocurrido.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,640SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad