Publicidad

¡Qué platal! El precio del arroz aumentó casi un 50 % en poco más de un año

No solo es el arroz; los ingredientes del corrientazo siguen para arriba y el bolsillo de los santandereanos se está apretando a la hora de mercar.

Al paso que vamos, comerse un almuerzo caserito será todo un lujo. Los dueños de restaurantes están haciendo maromas para no tenerle que subir el precio al famoso corrientazo, pero lo que estamos pagando por los alimentos cada vez va para arriba, como el arroz, y muchas veces, no hay de otra que cobrar un poquito más.

Sin embargo, esto es lo último que quieren hacer. Por ejemplo, y según Luis Carlos Acevedo, propietario del restaurante El punto y Sazón, ubicado en los alrededores del parque Bolívar, la situación en este momento es tan compleja, que tuvo que prescindir de dos de sus empleados para poder seguir abriendo.

Con los precios como están, este año no tuvo más remedio que cobrar 1000 pesitos más por el menú más económico que vende en su restaurante, que trae sopa, arroz, fríjoles o pasta, tajada, la proteína, ensalada y jugo y que este año ya cuesta 8000 pesos.

Por ahora, cuenta, no le ha bajado el tamaño al plato, aunque no sabe qué va a pasar, pues cada vez rinde menos la plata cuando va a mercar para el negocio.

“Yo mercaba a diario unos 70.000 pesos y ahora lo mismo me cuesta casi 140.000 pesos. Eso me gasto comprando arroz, aceite, panela, azúcar, los frutiños para el jugo y las pastas. Y la carne, sobre todo la de res que es la que más piden, ni hablar. Siempre pedía 5 libras de res, 6 de cerdo y 5 de chicharrón y ahora compro 2 kilos de res”.

No solo en la calle la gente siente que todo está caro. De hecho, y según las cifras del Sipsa (Sistema de Información de Precios), que publica el Dane, en el último año el precio para preparar un corrientazo ha aumentado hasta 23,76 %, dependiendo de la ciudad.

Según cifras del Dane, la inflación que tiene actualmente el país es de 13,12 % una cifra que afecta primordialmente a la canasta familiar, pues hace que alimentos básicos como el arroz, el aceite y la carne suban de precio.

Además, según la entidad, los alimentos que se sirven en los “corrientazos” y que elevaron su costo son la arracacha y otros tubérculos, con un 109 %; la cebolla, con un 106 %; la yuca, con un 88 %; el arroz, con un 54 %; la leche, con un 36 %, y la carne de res, con un 20 %.

Para hacerse a una idea, el pasado 28 de noviembre de 2021 Q’HUBO hizo este mismo ejercicio y revisó a cómo estaban los precios de los alimentos que componen el corrientazo.

En esa ocasión, 25 libras de arroz costaban $ 28.800. Esta semana que acaba de pasar, por la misma cantidad de arroz se estaba cobrando $ 52.000 pesos. Casi el doble en poco más de un año.

De hecho, en enero de este año Fenalco ya lo había advertido: “Si comparamos la inflación que tenemos hoy, de 12,75 % Medellín, con la que se tenía hace un año, vemos que está casi triplicándola, lo cual explica la volatilidad de precios que se vienen presentando, no solo en la región sino también en Colombia”, indicaron y añadieron que por eso, por estos días, el corrientazo que costaba $ 11.000, ahora está entre $ 15.000 y $ 18.000.

El arroz
Almuerzo sin arroz no es almuerzo. Sin embargo, revisando cómo se ha comportado el precio de este alimento, no dan ganas de volver a comer.

El 28 de noviembre de 2021, en Q’HUBO le pusimos la lupa al corrientazo. En esa ocasión, fuimos a la Central de Mayorista de Antioquia, donde estuvimos hablando con varios comerciantes que nos contaron que en ese entonces la paca de 25 libras de arroz estaba a $ 28.800.

El 9 de marzo de 2023, es decir un año y dos meses después, al consultar en la misma plaza de mercado, las mismas 25 libras estaban a $ 52.000. Eso quiere decir que hubo un aumento de $ 23.200, casi el 50 % de lo que costaba en ese tiempo.

¿La tajada o la papa?
Sin una tajada de maduro o papa no hay corrientazo completo. Por eso, para los restaurantes no es opción dejar de servirlo. En noviembre de 2021, el precio por kilo del plátano maduro estaba entre $ 1600 y 1800. Hoy en día ronda los $ 4000.

La proteína
Si hay algo en lo que los dueños de restaurantes estén de acuerdo es que la carne es la que se mantiene subiendo de precio, especialmente la carne de res, que es la que más piden.

Según Yeison Cuesta, encargado de un restaurante ubicado en todo El Palo, en el centro de Medellín, este año tuvieron que subir a $ 15.000 el corrientazo y el precio de la carne fue uno de los responsables del aumento, pues le están cobrando $ 400 más por gramo.

Según cifras de Fenalco Antioquia, el precio de la carne de res ha tenido un aumento del 251 %, el cerdo del 244 %, el pollo del 97 % y el pescado del 44 %.

La ensalada
Ni la ensalada se salva del aumento de los precios. Los días aquellos en que comprar tomate y cebolla se podía, cada vez se ven más lejanos. De hecho, según las cifras del Sipsa, la fuente de información de precios del Dane, la cebolla, por ejemplo, ha tenido un aumento en el precio del 126 %.

Aunque no todo son malas noticias. Hace más de un año, el repollo se estaba vendiendo en hasta $ 2000 la unidad y, ahora, un kilo de este producto estaba se puede conseguir hasta en $ 700.

El fríjol, un caso aparte
Si hay algo que los comensales no perdonan, y si no viene en el almuerzo no dudan en pedirlo, es al menos una cucharadita de fríjoles al lado del arroz para sentir que quedaron bien almorzados. Por eso, corrientazo paisa que se respete trae, al menos, unas dos cucharaditas de este alimento.

Sin embargo, según la información revelada por Fenalco, comer fríjoles está caro. Indicaron que a enero de este año, se había reportado un aumento de, óigalo bien, 400 %. En el 2021, por ejemplo, un kilo de cargamanto costaba aproximadamente unos 8500 pesos.

Según datos de la Central Mayorista de Antioquia, el kilo de fríjol puede llegar hasta a 11.500 pesos. Aunque en una tienda de barrio, comprar el mismo kilo, podría estar costando incluso 16.000 pesos. Para que vaya haciendo cuentas.

Siempre hay opciones
La inflación por ahora según expertos ha llegado a máximos que no llegaba hace más de 20 años y hay quienes proyectan una disminución en la inflación, hasta lograr una estabilidad en los precios de la canasta familiar. Por ahora, la opción es pegarse de los productos que estén más baratos.

Según información de la Central Mayorista de Antioquia, estos son los alimentos que más han estado baraticos:

Cebolla junca: $ 2000 el kilo.
Lehuga batavia: $ 1000 el kilo.
Fríjol Verde: $ 3200 el kilo.
Espinaca: $ 1000 el kilo.
Habichuela: $ 1500 el kilo.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,610SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad