fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Así ocurrió el accidente en el que murió la socorrana Tatiana Grillo

Judicial

Así ocurrió el accidente en el que murió la socorrana Tatiana Grillo

Tatiana Katerine Grillo Durán, de 35 años viajaba como parrillera a bordo de un mototaxi que se movilizaba por el carril exclusivo de Metrolínea y en aparente exceso de velocidad. En la diagonal 15 con calle 56 colisionaron contra otro motorizado, un menor de 16 años que conducía en contra vía.

Jónathan Rodríguez Rivera y un menor de 16 años fueron los dos motociclistas implicados en el funesto accidente ocurrido en la diagonal 15 con calle 56, frente al centro comercial La Isla.

Después de las imprudencias, los lamentos

Ambos permanecían sentados en el separador de la vía, angustiados y traumatizados por lo que acababa de pasar.

Frente a ellos, tendido en el asfalto, estaba el cuerpo de Tatiana Katerine Grillo Durán, de 35 años.

Ella iba como parrillera en la moto de placa AKT placa PNP-62F, que conducía Jónathan, dedicado al transporte informal.

Él y el adolescente solo sufrieron algunas lesiones y fracturas pero a ella, la imprudencia de ambos le costó la vida.

¿Cómo pasó?

La moto AKT en la que iba a bordo Tatiana, se movilizaba por la carrera 15, sentido Sur-Norte por el carril exclusivo de Metrolínea.

Al tiempo, el joven de 16 años que iba al mando de la BWS, salía de un parqueadero ubicado frente a La isla. Al parecer, se metió en contra vía para bajar por la calle 56.

El reloj marcaba las 11:00 a.m. cuando se escuchó el totazo de ambas máquinas.

“La moto que iba saliendo del parqueadero de pronto no se fijó y se atravesó en la mitad del carril de Metrolínea y la moto que venía por la 15 se lo llevó por delante”,

contó un testigo.

El descomunal choque entre las motos sacó expulsados a los tripulantes. Tatiana fue quien llevó la peor parte.

Su cabeza no estaba protegida. El golpe contra el pavimento le provocó la muerte de manera instantánea.

“La muchacha no llevaba el casco puesto”, aseguraron algunas personas, otras indicaron que sí llevaba el casco pero no lo tenía abrochado.

Un esposo desconsolado

Desgarradores fueron los llantos de Diego Cabeza, el esposo de Tatiana, cuando llegó a confirmar su identidad.

Perdió a su compañera de vida, la mamá de su pequeña hija de siete años. No había consuelo que aliviara semejante dolor.

Tuvo que dar la devastadora noticia a sus familiares, quienes residen en el municipio de El Socorro, Santander. Allí Tatiana creció con sus dos hermanos y hace más de diez años se radicó en Cañaveral, Floridablanca.

Era abogada de profesión, pero sin duda la labor que más amaba era la de ser mamá.

“Siempre recordaré a una persona que con su alegría contagiaba a quien estaba a su lado. Qué triste e inesperado momento, Dios te reciba con sus brazos abiertos Tatiana Grillo … Siempre va a estar en el corazón de su hija su sonrisa y el amor por ella”,

expresó un amigo de Tatiana.

Tatiana no solía usar mototaxi, según comentaron sus allegados. Trabajaba en la Gobernación de Santander y siempre se movilizaban en el carro familiar. “De pronto tenían pico y placa y ella tomó una moto para llegar al trabajo o algún afán que tenía por ir a algún lugar”, contó un conocido.

Un lamentable suceso le impidió a Tatiana llegar a su destino. Varias vidas se han apagado en ese cruce que muchos llaman el ‘cruce de la muerte’.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Judicial

Arriba