Publicidad

Un hombre recibió dos impactos con arma traumática en Barrancabermeja

Ocurrió el jueves pasadas las 8:00 de la noche en el barrio El Campín, por el sector de FreskaLeche.

Con un labio reventado de un tiro y la pierna  derecha herida, terminó Davinson Javier Arroyo por resistirse a un hurto. Dos sujetos lo sorprendieron en una calle oscura cuando se iba a subir a su motocicleta.

 Ocurrió el jueves pasadas las 8:00 de la noche en el barrio El Campín, por el sector de FreskaLeche.

Al forcejar para que no se llevaran su celular, los malandros le hicieron varios tiros con un arma traumática.             

Los gemidos de Davinson fueron la alerta para que abortaran el robo y los salvajes escaparan en una moto.                                    

Minutos más tarde llegaron unidades de Bomberos de Barrancabermeja para auxiliar al herido, quien estaba aferrado a una toalla que cubría su boca, sangraba en exceso.

Le desgarraron el jean para limpiarle las heridas y lo llevaron a la Clínica Magdalena. Allí le curaron las heridas y su pronóstico de salud era estable.

La Policía desplegó un plan candado para atrapar a los presuntos ladrones, pero lograron escapar.

Iban vestidos de negro, con el rostro cubierto pero su acento los delató, eran extranjeros, fueron las versiones que entregaron testigos.

Mediante videos de cámaras de seguridad los investigadores hacen seguimiento para dar con su paradero.

La delincuencia azota en el Puerto Petrolero. Los barranqueños están hasta el meollo de la rabia con la ola de robos que han ocurrido en las últimas semanas.

Investigan suicidio de joven universitario en el Hisgaura.

Manifiestan que los ladrones muy campantes andan armados por las calles ‘cazando’ sus víctimas. Aguardan a la penumbra de la noche para acorralar a las ‘presas fáciles’ que andan solsas o en lugares desolados. Exigen reforzar la seguridad.

La situación se hace cada vez más atemorizante, alegan los barranqueños. Los delincuentes no esgrimen en arremetir contra mujeres embarazadas, adultos mayores y hasta niños para despojarlos de sus pertenencias.

“A mi abuela que tiene 73 años  la robaron ese mismo jueves por los lados de Gases, cerca a la Policía y nadie vio nada, la tiraron al piso, la golpearon en la cara, quedó con hematomas en sus piernas y sus brazos”,

relató una ciudadana.

“En el Cabildo Zenú, un hombre engañó a una niña diciéndole que iba a comprarle unos productos a su mamá y cuando se aseguró de que no había nadie cerca, le rapó la tablet con la que estudiaba”,

contó un ciudadano.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,480SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad