fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Una mujer denunció abuso por parte de un ‘pirata’ en Floridablanca

Judicial

Una mujer denunció abuso por parte de un ‘pirata’ en Floridablanca

Ahora teme por su vida porque se atrevió a denunciar, pero el hombre continúa en las calles recogiendo pasajeros.
Además de poner su caso en conocimiento de las autoridades, espera que no haya más mujeres que sufran este tipo de abusos

Recordar la ‘amarga’ experiencia que vivió *Milena cuando se subió a un carro ‘pirata’ en Floridablanca, la llena de impotencia, rabia y mucho dolor.
Habría sido víctima de un conductor pervertido. “Esperaba transporte en la vía principal de El Carmen; él pasó y me ofreció su servicio. Le dije que iba para la Foscal y me respondió que me subiera que me llevaba”.
En ese momento comenzó su tortura. El “señor” habría recogido a otra pasajera y la dejó el lugar que había pedido. El destino de Milena se ‘embolataba’. Una vez solo, el hombre la habría comenzado a tocar sus piernas, a tomar su mano muy duro, obligándola a tocar sus genitales. Los seguros de las puertas estaban bloqueados.
“Yo le decía que no lo hiciera. Estaba muy asustaba. Me decía que si me portaba bien, me iría bien, pero que si me portaba mal me iba a ir mal. Que yo era la culpable de que él estuviera así (excitado). Que era muy bonita. Luego trató de meterme la mano en mis partes íntimas y debajo de mi camisa”, narró con indignación.
El recorrido duró varios minutos, que habrían sido eternos. Milena, de 29 años, se sentía impotente, no podía salir del carro, gritar, mucho menos pedir ayuda por teléfono. Después del abuso, el sujeto la llevó hasta su destino. Como pudo salió del carro y le tiró el dinero.
“Tenía los billetes en la mano, pagué, porque estaba shock y no quería que saliera a cobrarme o hiciera algún escándalo. Lo único que quería era alejarme de él”.


Plan candado
Cuando se bajó llamó a sus seres queridos y les contó lo ocurrido. Además los transportadores informales de la zona se solidarizaron y emprendieron la búsqueda con la foto de las placas que ella había tomado. La Policía hizo un plan candado y ese hombre fue capturado. Milena ha pasado unos días difíciles, pues asegura que el hombre fue dejado en libertad y que hasta su esposa la amenazó en la estación. Le dijo que la iba a pagar porque su esposo no era un violador, que era padre de dos niñas y que no haría eso.
Ahora teme por su vida porque se atrevió a denunciar, pero el hombre continúa en las calles recogiendo pasajeros.
Además de poner su caso en conocimiento de las autoridades, espera que no haya más mujeres que sufran este tipo de abusos.
*Milena, nombre ficticio por seguridad de la víctima.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Judicial

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias