fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Diana fue arrollada por un vehículo ‘sin control’ en Bucaramanga

Judicial

Diana fue arrollada por un vehículo ‘sin control’ en Bucaramanga

Una cámara de seguridad grabó el momento en que el vehículo embistió de manera descomunal a Diana Carolina, de 23 años. La ‘levantó’ y le pasó por encima de una pierna.

Diana Carolina Vargas Rodríguez fue una de las infortunadas motociclistas que se ‘atravesó’ en la carrera de muerte que emprendió Brayan Mauricio Marín, de 24 años, a bordo de un Mazda 2 color negro, de placas DBJ 635, por la carrera 18 con calle 48.

Su ‘acelere’ terminó en la calle 51 entre carreras 20 y 21, donde se estrelló contra un árbol, afectando además la fachada de una vivienda del barrio La Concordia.

Durante su ‘acelerado’ recorrido arrolló a otros motociclistas a quienes les causó heridas leves, entre ellos a Antony José Suárez, quien se recupera de manera satisfactoria. Pero al llegar a la calle 45 con carrera 18 y sin disminuir la velocidad, se ‘llevó’ por delante la moto en la que se movilizaba Diana como parrillera. Sin importar los perjuicios causados, el conductor de aquel Mazda siguió su camino ‘como alma que lleva el diablo’. Nada lo detenía y ‘amenazaba’ con destrozar todo lo que se le atravesara.

Una cámara de seguridad grabó el momento en que el vehículo embistió de manera descomunal a Diana Carolina, de 23 años. La ‘levantó’ y le pasó por encima de una pierna.

Todo se salió de control

Quienes se percataron de lo ocurrido no entendían qué pasaba. Indignados solo querían ‘hacerlo pagar’ y entonces comenzaron la persecución. Brayan habría perdido el control y se estrelló contra un tronco y la reja de una vivienda.

Las bolsas de aire del Mazda 2 amortiguaron el golpe; sin embargo, la enfurecida comunidad quiso hacer justicia. Lo sacaron y lo golpearon.

La Policía tuvo que intervenir para detener la paliza. De manera inicial se especuló que lo habían apuñalado; pero esta versión fue desmentida.

Brayan sufrió algunas heridas y fue trasladado a un centro asistencial donde además sería sometido a una prueba de alcoholemia, porque al parecer, estaba enfiestado desde la noche anterior.

El carro no habría sido robado como se murmuraba. Le pertenecía a un hermano. Brayan lo habría pedido prestado el jueves y no lo había regresado.

El carro tumbó la reja y parte de la fachada de la casa de la familia Camacho, que ahora no sabe quién les va a responder por los daños.

“Preciso íbamos por el lado donde se llevó a la muchacha y al rato nos llaman los vecinos a decirnos que un carro se había metido a la casa. Llegamos y era el mismo del accidente. Al muchacho lo sacaron del carro y lo querían matar…”.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Judicial

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias