Publicidad

Dos migrantes venezolanos acusados del atroz crimen de niña en Texas

Franklin José Peña Ramos y Johan José Rangel Martínez están detenidos con una fianza de 10 millones de dólares, acusados de la violación y crimen de una niña de 12 años en Texas, Estados Unidos.

Johan José Rangel Martínez, de 21 años, y Franklin José Peña Ramos, de 26 años, son los dos migrantes venezolanos indocumentados acusados del asesinato de Jocelyn Nungaray, a quien presuntamente violaron, estrangularon y arrojaron su cuerpo a un arroyo, el pasado 17 de junio en la ciudad de Houston, estado norteamericano de Texas.

Los dos hombres fueron vistos junto a la la niña de 12 años en las imágenes de una cámara de vigilancia el pasado 16 de junio.

Las autoridades señalan que Jocelyn Nungaray se encontró con Franklin José Peña Ramos y Johan José Martínez Rangel, y los tres fueron vistos en una tienda de comestibles, donde el administrador dice haber visto a la niña algo perturbada.

La muerte de Nungaray ha encendido de nuevo la retórica antiinmigrante de los republicanos y la campaña del expresidente Donald Trump (2017-2021), que criminalizan en general a los inmigrantes.

Según las autoridades, tras una serie de mentiras y engaños, los dos hombres llevaron a Jocelyn debajo de un puente. Según datos de la Policía, durante esas dos horas, los dos hombres amarraron a la niña, le quitaron los pantalones, la estrangularon y después tiraron el cuerpo en un arroyo.

Se conocidó que los dos sospechosos habían ingresado a Estados Unidos este año de forma irregular, por lo que habían estado en Centros de Detención del Servicio de Control de Inmigración y Aduanas (ICE por sus siglas en inglés). Ambos fueron puestos en libertad después por la patrulla fronteriza.

Días días después del homicidio, Ramos se quitó el monitor de GPS que tenía en su tobillo y fue recuperado el 19 de junio cerca de Port Arthur.

Hasta la semana pasada Peña Ramos y Martínez Rangel no eran elegibles para la pena de muerte ya que la ley de Texas impide que se busque la máxima condena solo por los cargos de asesinato debido a la edad de Nungaray.

Sin embargo, la fiscal de distrito del condado de Harris, Kim Ogg, dijo a los medios que si se encontraba evidencia para acusarlos por cargos de agresión sexual, el caso sería elegible para la pena de muerte y, además, el estado podría pedir que se mantengan detenidos a los dos sospechosos sin derecho a fianza.

Con resumen de agencias.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
5,600SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad