Publicidad

Tomará más de 50 años la restauración del área afectada por el incendio en el Páramo de Berlín

Cientos de frailejones y pinos fueron consumidos por las llamas en medio del incendio forestal registrado en el páramo de Berlín. La Cdmb explicó los impactos negativos originados en este ecosistema de alta montaña.

El panorama es desolador y preocupante. La flora se arruinó y sufrió daños difíciles de reparar, con los cuales también terminaron desplazadas especies de fauna en el área. El radiante verde que albergaba este ecosistema de alta montaña fue quemado por las implacables llamas. Ahora se ve gris e inerte.

Las autoridades y los organismos de socorro estiman que el grave incendio forestal acontecido en las últimas horas en el páramo de Berlín, Santander, arrasó con cientos de hectáreas de vegetación clasificada como “frágil”.

De manera preliminar, se calcula que fueron calcinadas entre 200 y 400 hectáreas de dicho ecosistema.

Se quemó un valle de frailejones

Ambientalistas, expertos, autoridades y un gran sector de la ciudadanía que reconoce la importancia de los páramos lamentan los devastadores impactos que se reportan en el páramo de Berlín. Cientos de frailejones fueron abrasados por las llamas, quedaron achicharrados y muchos reducidos a cenizas.

Los especialistas advierten que se necesitan varias décadas para lograr una restauración en esta entorno de alta montaña.

“El valle de frailejones resultó muy afectado. Este es un páramo seco. Estamos hablando de cientos de frailejones. Especies arbóreas, como pinos, también resultaron afectadas”, informó Jasmilly Benavides Céspdes, profesional especializada de la Subdirección de Ordenamiento y Planificación del Territorio de la Cdmb.

Miembros de la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, se encuentran inspeccionando los impactos ambientales en la vereda Ucatá, localizada en inmediaciones de El Picacho, en Berlín.

Sin embargo, hasta el momento no existe un balance completo sobre las especies afectadas ni tampoco un diagnóstico oficial acerca de los impactos negativos.

De lo que sí están seguras las autoridades y los expertos, es que se nesecitarán varias décadas de recuperación para que se logre la restauración ecológica del terreno que resultó afectado en el páramo.

La biologa de la Cdmb indicó que restarurar este ecosistema tomará “más de 50 años. Tenemos que hacerle un seguimiento riguroso a la zona. Se debe establecer un monitoreo para lograr, junto con las comunidades, su recuperación. Se necesitarán muchos años”.

Debe ser una restauración pasiva

En pocas palabras, los frailejones son especies con altas capacidades para almacenar agua y regular los ciclos del preciado líquido.

El Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt resalta sobre los frailejones que “capturan el agua de las nubes y la neblina que los circunda, la retienen de manera natural, hasta un 80 % de su volumen y mantienen los caudales de ríos y quebradas, un asunto estratégico para la generación, regulación y abastecimiento hídrico de los habitantes del país”.

Estas valiosas plantas son difíciles de recuperar tras una emergencias como la ocurrida en Berlín. Además tardan un tiempo considerable en crecer, por lo que los trabajos de reforestación son complejos y requieren labores especiales.

“Es una especie muy particular, sensible y vulnerable, ante cualquier tipo de alteración, como lo es el cambio climático. Los frailejones, en condiciones naturales, crecen alrededor de un centímetro al año. En esta zona de Berlín se debe hacer una restauración pasiva”, indicó la experta de la Cdmb.

En época de sequía, como la actual temporada que atraviesa que gran parte del territorio nacional, estas plantas son capaces de retener el líquido y regularlo de manera natural. Además de los humanos, suelos y especies de fauna también se benefician de los frailejones.

“En esta área debemos dejar que la misma naturaleza se recupere por sí sola. Como se trata de un páramo seco, realmente no se puede hacer reforestación. Lo recomendable es definir un perímetro y establecer un monitoreo, para dejar que el ecosistema se recupere por sí mismo”, resaltó Benavides Céspedes.

Expertos señalan la urgencia de un plan

Desde la Universidad Pontificia Bolivariana Seccional Bucaramanga se lanzó un llamado a las autoridades para diseñar y programar labores de restauración y reforestación en las áreas afectadas por los recientes incendios ocurridos en Santander.

La Facultad de Ingeniería Ambiental de la UPB emitió recomendaciones y propuestas para abordar de manera eficaz y oportuna los daños ambientales que se reportan, con el fin de prevenir futuras emergencias, como taludes perjudicados por la erosión.

Igualmente, los expertos señalan que se deben emprender acciones prontamente para contrarrestar los impactos negativos en los ecosistemas locales.

Estas propuestas incluyen la evaluación exhaustiva de los daños, la zonificación del área afectada para priorizar acciones, y la implementación de estrategias de restauración del suelo.

Angelica María Muskus Morales, directora de la Facultad de Ingeniería Ambiental de la UPB, señaló que “la reforestación con especies nativas es considerada crucial para restaurar la biodiversidad y la cubierta vegetal en las áreas afectadas. La selección cuidadosa de estas especies, adaptadas al entorno, es un aspecto fundamental para el éxito de la recuperación”.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,690SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad