Publicidad

La Tienda Casilda de don Javier es única en Campohermoso

Como si de un bolero se tratara, la tienda de don Javier Benavides es un nostálgico portal que lo transporta a cualquier clásica tienda de pueblo, pero en la inmensidad del barrio Campohermoso y por toda la calle 45.

Las tiendas de antes le solucionaban cualquier problema que se le presentara. Si necesitaba una peinilla para mantener aquel peinado ‘talco’, se le tenía o si necesitaba una robusta pila D para la grabadora o la linterna, también se encontraban exhibidas en aquellas estanterías de madera café ‘anti-comején’. 

“Y es que tienda es tienda” afirma confiadamente Javier Enrique Benavides López. Hijo de don Jose Vicente Benavides, pionero en la fotografía comercial de San Gil, vivió su infancia y adolescencia por las calles de La Perla del Fonce. A sus 15 años, cada semana santa tomaba fotos de parejas y familias para ganarse unos pesitos. En 1989, dijo adiós indefinidamente a la capital turística de Santander, esto porque le había salido un puesto con la Alcaldía de Bucaramanga.

Su padre se especializaba en la foto en blanco y negro, mosaicos y revelado. / FOTO FELIPE JAIMES LAGOS

No obstante, sus días trabajando en cubículos diminutos estaban destinados a acabarse cuando su tía Casilda, gran amiga de la familia Benavides López, le ofreció aquella tienda ubicada en la calle 45 con carrera 3 occidental. 

El sí de Javier, significó el inicio de una historia que ya lleva 17 años y contando. Una historia que se cuenta de lunes a sábado y que comienza sagradamente a las 5 y media de la mañana.“ Aquí disfruto estar en contacto con las personas que madrugan a hablar y echar tinto, por eso intento tener a la mano productos que ‘desvare’ a la gente” comenta el tendero sanguileño. 

A sus 58 años, la velocidad para hacer cálculos y la astucia para manejar cualquier situación tensa producto de algún cliente ‘mala copa’ son dos de sus mayores ‘habilidades tenderas’. Sin embargo, confiesa que “en tres o cuatro años voy a darle la oportunidad a alguien más porque hay que finalizar el ciclo y en la vida todo no puede ser trabajo”.

Esposo de Mary Luz Palomino, con quien lleva 25 años de casados y padre orgulloso de Diana Marcela, una muchacha trabajadora de 19 años, don Javier es la cara visible de aquella tienda en la que con solo entrar podrá recordar su infancia o aquellos años mozos que sí volverán, pero a su cabeza.

La ancheta decembrina

Cada sábado de diciembre, la Tienda Casilda sortea una ancheta familiar en la que encuentra la tradicional caja de galletas navideñas, crema de whisky, mezcla de buñuelo y natilla, enlatados, mixtos y demás surtido de la tienda. El valor del puesto por sábado es de seis mil pesos. 

Es una tradición que tiene don Javier en su tienda y según cuenta: «muchos se inscriben de una vez a todos los 5 sábados”.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.
Publicidad

Otros artículos

Síguenos

0SeguidoresSeguir
4,304SeguidoresSeguir
4,610SuscriptoresSuscribirte
Publicidad

Últimos artículos

Publicidad
Publicidad