fbpx
Connect with us

Q'hubo Bucaramanga

A Jhon Edinson lo mataron por defender a su familia de dos fleteros en Floridablanca

Judicial

A Jhon Edinson lo mataron por defender a su familia de dos fleteros en Floridablanca

Fue tal el afán del ahora homicida, que dejó abandonada una moto color rojo de placa ENY-91C y hasta el botín por el que iban quedó en manos de sus dueños.

Las ganas de vivir de John Edinson Valverde Vargas, de 34 años, eran inmensas. Durante más de 15 días luchó contra la muerte después de recibir un balazo en el abdomen cuando intentó impedir un robo en Floridablanca. Sus fuerzas se acabaron, su estado de salud se complicó y su deceso fue inevitable.
Fue sometido a varias cirugías y siempre permaneció en la Unidad de Cuidados Intensivos porque su condición era critica; sin embargo, el personal médico y su familia guardaron hasta el último momento la esperanza de verlo sonreír, jugar fútbol y regresar a su casa con su esposa y sus dos hijos.
“Era un hijo más para mí. Estamos destrozados y esperamos que las autoridades muestren resultados, que este caso no se quede impune. Esas personas tienen que pagar lo que hicieron”, manifestó Wilson Vargas Becerra, quien también fue víctima de los fleteros el pasado 28 de mayo de 2021.
Vargas recibió dos tiros en las piernas que, por fortuna, fueron superficiales, pero las heridas de su corazón por la pérdida de su sobrino son profundas.
“Era un muchacho alegre, una gran persona, un excelente hijo”, expresó el afligido tío.

John Edinson Valverde.

Una mujer lanzó una mecedora
John Edinson vivía en Piedecuesta y por esos días se encontraba en Ciudad Valencia, cuidando una construcción. Era técnico en redes, pero se había quedado sin trabajo, por lo que su familia le dio la oportunidad de ‘ganarse unos pesitos’ con ellos.
El 28 de mayo, a las 11:00 de la mañana, sus tíos estaban a punto de entrar a su residencia después de hacer un ‘jugoso retiro’ en un centro comercial, pero varios delincuentes -mal llamados ‘fleteros’-, los seguían en dos motocicletas.
Entraban cuando se dieron cuenta de que dos sujetos en una moto se acercaban. Todo fue muy rápido, porque cuando Vargas volteó a mirar ya lo tenían encañonado. Le pidieron el dinero que llevaba en el bolso. En ese pequeño forcejeo, su sobrino John Edinson que estaba en la casa, salió en su ayuda. En ese momento el asaltante les disparó tanto a John Edinson como a Wilson.
Incluso, desesperada, una mujer lanzó una mecedora desde un segundo piso.
Entonces el ladrón armado corrió y no se supo nada más. Algunos testigos aseguraron que en la esquina otro motociclista lo esperaba y que dos mujeres más estarían involucradas.
Fue tal el afán del ahora homicida, que dejó abandonada una moto color rojo de placa ENY-91C y hasta el botín por el que iban quedó en manos de sus dueños.

Más de Judicial

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias