fbpx
Connect with us

Q'hubo Bucaramanga

En el barrio San Antonio de Piedecuesta, la muerte pasó dos veces

Judicial

En el barrio San Antonio de Piedecuesta, la muerte pasó dos veces

La comunidad denunció que la zona boscosa de la calle 10 con carrera 15 se habría convertido en una ‘olla’ y que es urgente la intervención de la Policía.

Dos homicidios que se supone estarían relacionados con el tráfico de estupefacientes, estremecieron a los piedecuestanos. Ocurrieron en el barrio San Antonio pasadas las 4:00 de la tarde y 11:00 de la noche. El segundo, al parecer, sería una venganza por el primer asesinato.
Pedro José Oviedo Góngora, de 26 años, fue asesinado con un arma blanca mientras dormía en un andén de la carrera 15 con calle 10.
El agresor, quien habría llegado en una motocicleta FZ de color negro, se habría bajado y sin despertarlo le propinó dos puñaladas mortales en el pecho. Una vez cometió el ataque huyó.
Casi agonizando, Pedro intentó buscar la ayuda de sus ‘parceros’, quienes frecuentan una zona boscosa que colinda con el Río de Oro a unos cuantos pasos de donde lo atacaron.
Pero se desgonzó en la mitad de la vía y fue trasladado a un centro médico de Piedecuesta, donde falleció mientras recibía atención médica.
Pedro tendría anotaciones por lesiones personales, tráfico de estupefaciente y se supondría que estaría cumpliendo una medida domiciliaria por porte ilegal de armas de fuego.

Segundo homicidio
Los vecinos del barrio San Antonio no se recuperaban del impacto que les causó la muerte de ese muchacho, cuando escucharon las detonaciones de un arma de fuego seguido de los gritos de auxilio de otro hombre, que venían del monte.
Se trataba de Óscar Eduardo Quiroz Castellanos, de 28 años. Sus ‘pareceros’ lo sacaron a la vía y lo llevaron hasta un centro médico; sin embargo, el balazo que le atravesó el pecho acabó con su vida minutos después.
Aseguran que el agresor antes de accionar el revólver habría dicho: “esto es por la muerte de Pedro José”. Las autoridades investigan si los casos estarían relacionados.
La comunidad denunció que la zona boscosa de la calle 10 con carrera 15 se habría convertido en una ‘olla’ y que es urgente la intervención de la Policía.
“Aquí, hay muchos niños y tememos por la seguridad, porque a diario hay riñas y hasta les tiran piedra a las casas”, manifestó un residente.

Más de Judicial

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias