fbpx
Connect with us

Q'hubo Bucaramanga

Una madre vio como mataban a su hijo en La Mesa de Los Santos

Judicial

Una madre vio como mataban a su hijo en La Mesa de Los Santos

Un dolor desgarrador sufrió Blanca Yaneth Mendoza Mantilla al ver cómo su único hijo, Anderson Yesid Hernández Mendoza, de 20 años, caía asesinado a manos de un sujeto que le atravesó el cuello con un cuchillo.

Anderson era de casa, responsable. Colaboraba atendiendo la tienda que tenían en su casa, en la vereda La Esperanza de la Mesa de Los Santos.

Procuraba no preocupar a su mamá cuando salía a la calle, por eso el pasado domingo en la noche cuando pretendió acompañar a una amiga a su residencia, le pidió a Blanca que fuera con ellos.

Lea también: Pedro Oviedo fue asesinado mientras dormía en la calle en Piedecuesta

Los tres tomaron camino por la vereda, pero solo habían dado unos cuantos pasos cuando apareció otro joven quien también vive en la zona.

“Ese muchacho salió de la nada. Estaba como enviciado. No dijo ni una palabra. Sacó un cuchillo y se lo enterró a mi hijo en el cuello.

“No sé por qué lo hizo, por qué me lo mató”, relató Blanca hecha un ‘mar de lágrimas’, inconsolable.

Una punzada en la yugular le propinó aquel desconocido para dejarlo desangrándose. Luego, huyó.

Anderson cayó agonizante en brazos de su mamá, quien de inmediato rompió en llanto, gritando de manera desesperada, implorando ayuda.

Mientras lo llevaban hacia el Hospital de Piedecuesta, le hablaba, le rogaba que se quedara con ella, que no la dejara sola, pero la respiración de Anderson era cada vez más débil hasta que cerró sus ojos para siempre. No alcanzó siquiera a recibir atención médica.

Lea también: César Beltrán, conocido como ‘Guayaba’, fue asesinado en Piedecuesta

A ese mismo hospital fue trasladado minutos más tarde el presunto agresor.

Un grupo de jóvenes al enterarse de lo sucedido lo persiguió y le dio una golpiza que lo dejó malherido.

Al ver de nuevo el rostro del verdugo de la ‘luz de su vida’ Blanca entró en ira. Le reclamó una y otra vez por qué lo había hecho, pero no recibió respuesta.

“Él iba a la tienda, a veces me pedía que le regalara un cigarrillo y yo se lo daba.

“Él y mi hijo no se hablaban, solo lo atendía cuando iba al negocio. Anderson no se metía con nadie”, contó.

Pero ahora Blanca está ‘muerta en vida’, a la espera de las ilógicas razones por las cuales aquel extraño atacó de forma letal a su único retoño.

DATO

El presunto agresor fue trasladado al HIC de Piedecuesta, donde se encuentra bajo custodia de la Policía por el delito de homicidio.

Más de Judicial

Publicidad

Tendencias

Publicidad
Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias