fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Más de 66 mil sancionados por mala convivencia en Bucaramanga, ¿qué nos pasa?

Así pasó

Más de 66 mil sancionados por mala convivencia en Bucaramanga, ¿qué nos pasa?

Los infractores fueron sorprendidos con armas, irrespetando a la autoridad, siendo intolerantes, invadiendo el espacio público y consumiendo drogas alucinógenas, entre otras faltas.

Al menos 66.716 medidas correctivas contra igual número de personas infractoras del Código de Seguridad y de Convivencia Ciudadana se han impartido entre 2020 y lo que va de 2022 en Bucaramanga.

De esas faltas, portar armas o elementos cortantes y punzantes se llevan el 42,44% de los casos, evidenciados en 28.317 sancionados.

Mientras tanto, por el incumplimiento, desacato o desconocimiento de la función de la Policía, han sido objeto de multas 20.846 personas, lo que representa el 31,25% de los ‘comparendos’.

La falta que le sigue, con 3.537 sanciones y que representan el 5,3%, son las riñas entre vecinos.

Invadir el espacio público, con 3.118 casos, (4,6% de las multas) y consumir sustancias alucinógenas en vía pública, con 2.672 casos (4,01%) aparecen en los puestos cuarto y quinto de esta penosa lista de pocos cívicos.

Los restantes 8.226 casos están representados en faltas tales como: violar horarios establecidos por la ley, arrojar basura a la calle, no esperar el bus en los paraderos establecidos, manejar ebrios, cruzar las vías por zonas restringidas, no respetar el Código Nacional de Tránsito y no cumplir las normas ambientales, entre otras.

Vale decir que estas cifras se quedan cortas, si se tiene en cuenta que no todas las faltas cívicas se multan.

De acuerdo con la Policía, los barrios Norte, Kennedy, Regadero, Centro, San Gerardo, Campohermoso, Ciudadela, Cabecera y Morrorrico son los sitios en donde más se registran las faltas a la convivencia.

¿Qué nos pasa?

Libardo Suárez Acevedo, experto en temas de civismo y cultura ciudadana, expresó que “es lamentable que los bumangueses hayamos perdido el civismo y la cordialidad que nos caracterizaba en el pasado”.

“Los altos índices de intolerancia ciudadana, sumados a los actos delictivos que se han venido incrementando, hacen que Bucaramanga se haya vuelto una zona poco cívica e insegura”, dijo.

“Por alguna razón, no hemos hecho el esfuerzo de educar al bumangués. Faltan campañas precisas para que se adquiera la cultura de respetar las normas ciudadanas y prevenir acciones que terminen acolitando la falta de urbanismo y la poca conciencia ciudadana”, puntualizó Suárez Acevedo.

Cinco infracciones que más cometen los bumangueses

1. Armados ‘hasta los dientes’:

En espacios públicos y en establecimientos comerciales se ven personas armadas con cuchillos, camuflados entre sus pantalones y chaquetas. Las razones: defensa personal, temor ante la crisis de inseguridad, para cuidar el negocio o para delinquir.

2. Irrespeto a la autoridad:

La intolerancia, el no querer asumir los ‘comparendos’, sumado a lo vivido durante la pandemia, profundizaron las agresiones entre los ciudadanos y los representantes de la autoridad, entre ellos los policías y los alféreces.

3. Peleas entre vecinos: Las riñas entre los vecinos de los barrios, evidenciadas también en la intolerancia, aparecen como la tercera causa de irrespeto al Código de Convivencia. Lo peor es que estas confrontaciones han ‘disparado’ los casos de homicidios que ocurren en la ciudad.

4. Invadir el espacio público: Las ventas ambulantes y los conductores de vehículos particulares son los principales promotores de las usurpaciones de aceras y vías en la capital santandereana, según lo informaron las autoridades de Tránsito y de la Policía.

5. Consumo de sustancias alucinógenas: La ingesta de sustancias alucinógenas y psicoactivas se ha extendido en Bucaramanga. Ya no solo se da en las ‘ollas’ del microtráfico, también se evidencia en parques, escenarios deportivos, bares, zonas de acceso en edificios y colegios.

Cinco compromisos que deberían asumir los ciudadanos

1. Promover la tolerancia: Para Andrés Valencia, sociólogo de la UIS, si la capital santandereana tiene la más alta tasa de lesiones personales de Colombia (265 casos por cada cien mil habitantes) es preciso bajarle al volumen a la agresividad: “Esta es una labor que se debe promover tanto en hogares como en aulas”.

2. Ser cívicos: Para Yany León, experta en cultura ciudadana, “las buenas costumbres se deben imponer a través de la apropiación ciudadana, demostrando pedagógicamente la validez de convivir en espacios de sana convivencia. Hay que pensar una ciudad integradora y promotora de valores”.

3. Prevención entre los jóvenes: Para el catedrático Gonzalo Ordóñez, “es fundamental trabajar en la prevención temprana en los adolescentes desde una oferta institucional en áreas de educación, cultura, deporte, salud y seguridad”.

4. Recuperar áreas invadidas: Es preciso redoblar los operativos de control de recuperación de las áreas invadidas, tanto de vehículos como de informales. Ángel Darío Gutiérrez Rueda, secretario del Interior encargado, asegura que el Municipio ya fijó un plan de intervención institucional de espacio público para fin de año.

5. Sentido de pertenencia: Es preciso que los bumangueses se puedan caracterizar por liderar jornadas solidarias e incluso hacer intervenciones en espacios físicos. Es apoyar a quienes trabajan de forma voluntaria para despertar entre sus vecinos el sentido de pertenencia por los barrios.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba