fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

En Piedecuesta, la comunidad de Hoyo Grande pide que regrese su cancha

Así pasó

En Piedecuesta, la comunidad de Hoyo Grande pide que regrese su cancha

Habitantes solicitan que la administración compre un terreno baldío en el que funcionaba un cementerio laico.

La comunidad del barrio Hoyo Grande está a la espera de tener su propio polideportivo, pues, siendo este sector uno de los más antiguos de Piedecuesta es “irónico” que no tengan, al menos, una cancha.

Así lo confirma Antonio Monrroy, quien fue presidente de la Junta de Acción Comunal en los últimos tres años. “Hemos hecho la petición a todas las administraciones que han pasado por Piedecuesta, pero no vemos voluntad política”, agregó.

Lo cierto es que Hoyo Grande cuenta con una población de, al menos, 800 personas, por lo que escenarios de recreación son imperativos en este barrio.

Por otro lado, los sectores aledaños de Hoyo Grande también están desiertos respecto a escenarios deportivos. Los barrios Villa Mar, San Silvestre, y Monserrate no poseen ni siquiera un polideportivo, por lo que las iniciativas de recreación no pueden prosperar en estos sitios.

“A las personas les toca alquilar canchas en ‘La Candelaria’ o pedirla prestadas en otros barrios, pero la mayoría están ocupadas, todo el tiempo”, señaló.

Es por esto, que ante la última construcción del polideportivo del norte, los ciudadanos que habitan Hoyo Grande reclaman por un espacio para su barrio.

“Queremos saber pa’ cuándo será nuestro polideportivo”, reclamó Luis Eduardo Delgado, vecino de este sector.

Sin terrenos

Al consultar al líder Monrroy, este reveló que el principal problema que la administración municipal no ha querido solucionar es el de elegir un terreno para construir la cancha.

“Lo que pasa es que ninguno de los barrios que carece de canchas tiene terrenos que disponga el municipio para hacer los polideportivos”, dijo.

Sin embargo, en anteriores oportunidades, la comunidad ha solicitado que la administración compre un terreno baldío en el que funcionaba un cementerio laico, y que ahora, quedó relegado a ciertos alquileres para parqueaderos y una chatarrería, pero sin ningún uso comunal.

“Hace como 13 años, o más, ese terreno era la cancha de los muchachos; no entiendo por qué la quitaron. Ahora es un terreno encerrado, y los ‘chinos’ se quedaron aburridos”, contó Nelcy Jaimes, una de las habitantes de Hoyo Grande.

Para la comunidad lo mejor sería que la alcaldía llegara a un acuerdo con los propietarios de algunas zonas del predio, y entregara este sitio a los jóvenes, quienes podrían darle un buen uso.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba