fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Q’hubo en los barrios: San Rafael, conserva la tradición del tabaco en Piedecuesta

Así pasó

Q’hubo en los barrios: San Rafael, conserva la tradición del tabaco en Piedecuesta

La fabricación de tabaco ocupa una cuadra entera de este barrio. Su torcedora estrella es Yamile Rincón, quien nació en San Rafael y a partir de sus 12 años empezó a torcer. “Mis papás me enseñaron este oficio y sigue siendo mi sustento”, dice.

El tiempo no pasa por las calles coloniales de San Rafael. Sus cuadras empinadas aún conservan su aspecto tradicional, y hasta los oficio más milenarios y prósperos siguen vigentes en este barrio. Su nacimiento se dio a la par de la fundación del municipio por lo que comparten historia.

“San Rafael junto con los barrios el Centro, Villanueva, Hoyo Grande, La Feria y Suratoque hacían parte de la cabecera del casco antiguo de Piedecuesta”, contó Orlando Cárdenas, líder comunal y quien ha vivido en este sector desde su infancia.

Según su versión, este barrio era un lugar de haciendas de caña de azúcar, cultivo que con el tiempo emigró de este sitio, dejando al comercio invadir sus calles y fomentar más empleos. Uno de los negocios más prósperos de este vecindario es la panadería IncolPan, ubicada en la carrera 12, con sexta, que se ha mantenido vigente durante 30 años.

Esta empresa familiar ha crecido hasta el punto de distribuir sus productos al área metropolitana y actualmente da trabajo directo a 23 personas. “Encontramos en San Rafael, la posibilidad de crecer. Inicialmente éramos una panadería de barrio, y luego armamos 10 rutas de venta, lo que nos ha permitido consolidarnos en la región”, contó Karina Carrier.

El olor inconfundible del tabaco

La fabricación de tabaco ocupa una cuadra entera de este barrio. Su torcedora estrella es Yamile Rincón, quien nació en San Rafael y a partir de sus 12 años empezó a torcer. “Mis papás me enseñaron este oficio y sigue siendo mi sustento”, dice.

Al día, esta mujer puede torcer 2.500 tabacos. Con toda la astucia necesaria, su espalda levemente encorvada y un movimiento rápido pero certero, esta mujer se ha ganado la vida. Sus dos hijas la han visto laborar y, sin duda, la tradición de torcer la heredarán con gusto.

Se renueva su iglesia

Uno de los íconos de este barrio es su iglesia San Rafael Arcángel, que fue donada al barrio por Ana Mercedes Cepeda Riveros.

Su arquitectura se ha mantenido por más de 50 años. Sin embargo, ahora, desde un proyecto de la Iglesia, la comunidad quiere reformarla. Lo que implica una nueva construcción en el mismo predio que permita que más feligreses puedan ingresar.

“Para nosotros es muy importante esta iglesia, y esperamos que el proyecto de construcción se dé”, señala Cárdenas, líder comunal.

Aquí se respira cultura

Con tradiciones como el tabaco y la vigencia de la fe católica, San Rafael encarna también el sentido artístico que caracteriza a la tierra ‘garrotera’. En sus calles, hay murales que ocupan esquinas completas. Además de ser un sitio propicio para el fomento de cantantes, artistas, actores y maestros.

En este sitio, la juventud tiene la posibilidad de aprender una disciplina. El cine está a la vuelta de la esquina, esperándolos sin ningún costo.

Un ejemplo de esto es la creación de la Casa de Kussi Huayra, en donde el arte está al alcance de todos.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba