fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

En Bucaramanga, el fin de la comercialización del plástico causaría despidos

Así pasó

En Bucaramanga, el fin de la comercialización del plástico causaría despidos

En solo el punto de distribución y atención de una empresa de plástico hay 15 empleados, quienes se verían afectados por la medida, que de darse, empezaría a regirse en dos años.

El proyecto de ley que busca prohibir, de manera transitoria, los plásticos de un solo uso tendría una repercusión en los empleos que esta industria genera en la ciudad.

Así lo confirma Victor Medina Zuñiga, un trabajador y administrador de este sector, quien afirma que más del 80% de los productos que se venden en Distribuidora Aurora, calificarían dentro de los plásticos de un solo uso.

“En dado caso que esto se de, los dueños de la empresa empezarían a reducir el personal y si ven que definitivamente el negocio, con las restricciones, no da, pues no generarán más empleo”, aseguró.

En solo el punto de distribución y atención de esta empresa hay 15 empleados, quienes se verían afectados por la medida, que de darse, empezaría a regirse en dos años.

Lea también: Santander: Bus escolar del que cayó un niño iba con sobrecupo y con la puerta abierta

¿Pero cuáles son los plásticos de un solo uso?

De acuerdo con el proyecto de ley, los plásticos que estarían restringidos para su comercialización serían: bolsas, vasos, platos, cubiertos, pitillos, envolturas para alimentos de consumo inmediato y soportes para bombas o globos.

De acuerdo con Martha Consuelo Quiroga, la propietaria de Uniplas, estos artículos son los que más se venden en su negocio.

Al respecto Quiroga señala que la rentabilidad de este sector no es el precio del plástico, sino la cantidad de personas que lo compran y los pedidos a grande escala que solicitan.

No olvide leer: Q’hubo en los barrios: Brisas del Mutis, un sector tranquilo y con un gran esquema de seguridad

“Por el precio no es tan rentable, como la gente lo cree”, dijo.

La transición será costosa

Para Martha Quiroga, dueña de Uniplas, los materiales que son biodegradables son más costosos que el plástico normal, por lo que el cliente tendrá que pagar ese pesito de más por la lucha ambiental. “Los productos biodegradables son muy buenos, el problema es que es un costo más para el cliente, quien prefiere el más barato. Por ejemplo, un ‘portacomida’ normal uno lo vende en 400 pesos, un biodegradable le toca venderlo a 1.200”

Abiertos al cambio

Si bien la noticia causa desconcierto en esta población que vive del plástico , tanto Medina como Quiroga concuerdan en que los grandes empresarios de este sector empezarán a innovar para no dejar morir su nicho de negocio, sino transformarlo a métodos más ambientales.

Siga leyendo: En Girón, el Coliseo Primero de Mayo está en paupérrimas condiciones.

Al respecto la dueña de Uniplas argumenta que, aunque esta transición la perjudique, cree que esta medida es muy tardía, para el daño que se le ha hecho al planeta.

“Esto debió implementarse antes, ahorita creo que será poco lo que se podrá hacer, con el plástico que ya se produjo por años”, agregó.

Su negocio es uno de los pocos que implementa el plástico biodegradable. Por lo que espera que otros materiales más eco-amigables puedan ser vendidos, en el futuro, en su empresa.

Las alternativas

Las bolsas, que son uno de los principales contaminantes plásticos, han sido reemplazadas por fécula de maíz en varias empresas del país. Estas bolsas regresan a los abonos orgánicos, pues al ser creadas a partir de un insumo natural su proceder será ir nuevamente a la tierra, degradándose fácilmente,

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba