fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Muy pocos tienen los tres ‘golpes’ en Bucaramanga

Así pasó

Muy pocos tienen los tres ‘golpes’ en Bucaramanga

En la actualidad 60.227 hogares consumen menos de las tres comidas al día en Bucaramanga, es decir, 43.904 más que antes de pandemia.

A las 2:00 de la tarde, Hermes Duarte Pacheco, vendedor informal en la esquina de la carrera 14 con calle 35, acomoda las frutas que tiene para la venta. Espera a sus clientes, mira de un lado para otro, agarra un par de mandarinas y le ofrece a una señora que se acerca.
“Ya las ventas no son iguales, están pesadas. Uno ve a la gente abriendo las billeteras y sacan son monedas, ya no son billetes. Acá llegan cinco personas, les ofrezco mango picado en vaso y solo piden uno para compartirlo entre todos. Antes pedían los cinco vasos y otro para llevar. La plata ya no alcanza”. Por eso, bautizó el 2022 como el año de las monedas.
Piñas, bananos, mandarinas, granadillas, ciruelas y mangos reposan en su carretilla debajo de una sombrilla grande de colores.
“Para nosotros la situación económica está muy dura porque la fruta está muy cara. Me ha tocado comprar fruta económica para poder salir a la calle a vender. Espero que el panorama mejore, porque como vamos, vamos mal”.
Camina media hora de su casa al Centro de Abastos para comprar huevos, pescado, yuca, plátano y granos porque, según él, le sale más barato.
“Mis ingresos al mes están entre $500 mil y $600 mil, cuando me va bien. Ahora es más difícil ahorrar porque la canasta familiar está costosa, aun así estoy ahorrando poquito, cualquier peso que me quede lo guardo. Esperemos que la situación económica mejore”.
Hermes tiene 60 años, nació en Ocaña (Norte de Santander) y desde hace 25 años vive en Bucaramanga. Narra que la situación del país y su economía son complicadas porque se ve mucha gente en la calle, pero las ventas no son iguales que antes. “Eso es lo que veo aquí en esta esquina”.
Comenta que durante la pandemia quedó encerrado dos meses en su casa. Para comer la Alcaldía le dio unos mercados y una iglesia cristiana le regaló otro, con eso pudo comer.
“Si no nos hubiesen dado esos mercados, hubiésemos pasado hambre. Conozco vecinos y familias que dejaron de comer las tres comidas del día en el 2020. Mucha gente pasó necesidad”.
Dice que unos pequeños ahorros que tuvo también le salvaron la vida, con eso pudo subsistir el 2020 y parte del 2021. Hermes vive en el barrio El Gallineral, a unas cuadras de Centro Central de Abastos de Bucaramanga, con su esposa.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Seguir leyendo

Más de Así pasó

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias