fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Los heladeros que no han parado de luchar y ahora venden en La Mesa de Los Santos

Así pasó

Los heladeros que no han parado de luchar y ahora venden en La Mesa de Los Santos

En el sector Los Faroles de mi Pueblito fue donde abrieron la nueva sede de Los Pirineos, aprovechando que viven en Los Santos.

Las ganas de salir y sacar adelante a sus hijas, llevaron a Rosalba Suárez y a César Barrios, a comprar una heladería que llevaba años ubicada en una de las esquinas del parque principal de Floridablanca.

Heladería de los Pirineos, pasó a ser de ellos en el año 1979, cuando estaban en sus 30’s y la vida parecía que les seguiría sonriendo.

“La heladería se compró porque cuando era niño trabajé en eso. Yo me crié en Barrancabermeja y allá trabajé con helados, después pasé a trabajar en billares, luego en una gallera y así, pero me gustaba lo de los helados, sabía prepararlos y se dio la oportunidad de comprarlo y empezamos”, precisó Barrios.

A través de los años, los productos, el local y el gremio fueron cambiando. De los helados caseros, pasaron a hacer sus propios conos de chocolate, vasitos y finalmente, cuando ‘el pez grande se comió al pequeño’, dejaron eso atrás y empezaron a vender helados de todo tipo, más comerciales, pero conservando su toque en la crema.

Parecía que habían sobrevivido a todo, pero faltaba una pandemia y, con ella, parecía que se ahogaban en aguas muy ‘frías’.

“La pandemia nos dio terrible, nosotros tuvimos que cerrar 8 meses, fue tenaz, tuvimos que vender una casa para poder subsistir esos meses, la teníamos en Floridablanca y ahora vivimos en La Mesa.

“Volvimos a abrir y no era igual, no se podía dejar entrar a la gente, la gente ni salía, mejor dicho, hasta ahora nos estamos recuperando y por eso estamos abriendo el punto en La Mesa, que ya tiene 1 mes”, contó Suárez.

 Ahora todas las expectativas están puestas para que su negocio siga creciendo y pronto se recupere de los tiempos difíciles vividos en este último año y medio.

“Nosotros queremos seguir adelante, podemos decir que esto es lo único que le vamos a dejar a nuestros hijos, por eso seguimos trabajando.

“Las cosas han bajado, pero esto no sigue así, esto tiene que mejorar y cuando la pandemia pase a la historia, volveremos a decir que salimos a flote”, puntualizó César.

Por su parte, Rosalba prefiere dejar todo en manos de Dios.

“Yo me siento bien, yo sé que eso va a prosperar, confiando en Dios todo sale bien. Los Pirineos es nuestro sustento, con eso hemos sacado adelante a nuestras hijas, es nuestro tesoro, porque no hemos hecho nada más”, precisó Rosalba.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias