fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Los bumangueses son de buen comer y no aguantan hambre

Así pasó

Los bumangueses son de buen comer y no aguantan hambre

Una buena alimentación es fundamental para el desarrollo físico e intelectual de los seres Humanos. Muchos ciudadanos dicen que en Bucaramanga se come bien.

Pese a que a nivel nacional existe preocupación por la alimentación de muchas familias, porque según las cifras reveladas en la encuesta “Pulso Social” del Dane, no toman las tres raciones diarias, en Bucaramanga un gran porcentaje apunta que come con tranquilidad, a pesar que los ingresos son menores cada vez.

Según el estudio, a la pregunta: ¿cuántas comidas se consumen en su hogar al día? las respuestas revelaron que sólo 17 de cada 100 hogares del área metropolitana no tienen las tres diarias.

Para el último trimestre -de junio a agosto- el 83% de las personas cabezas de hogar afirma que sí consume las tres raciones al día o más.

En otras ciudades capitales, el porcentaje se marca en un 68.5%. Diferencia de 14.5 puntos porcentuales a favor de Bucaramanga.

Q’hubo hizo un recorrido por varias zonas de la ciudad y les consultó a los ciudadanos sobre su alimentación.

Además, qué hábitos tiene frente a las comidas y cuales son las de mayor relevancia.

Se come bien

A la pregunta sí come las tres raciones al día, 9 de 10 personas dijeron que sí. Muchas adujeron que en la ciudad se come bien, porque hay de dónde escoger y muchos mencionaron que comen más de tres raciones.

¿De qué se alimentan?

Por el factor económico muchos reconocieron que las comidas callejeras y rápidas son las de mayor demanda.

“Al desayuno una empanada, el almuerzo si algo casero y ya en la noche la comida rápida que no puede faltar”, dijo Nicolás Valencia, comerciante del centro de la capital de Santander.

 Varias personas señalan que por el trabajo y los grandes trancones en las vías, les toca almorzar por fuera de casa y muy cerca a sus oficinas; otros por el trabajo informal, el mejor almuerzo es el de la calle.

El hambre, un enemigo permanente

La pobreza y la desigualdad ha generado que los niños en Colombia padezcan de desnutrición, en los hogares más vulnerables no se les da una buena alimentación. La Red de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco) señala que el 1,6% de los niños del país tiene una desnutrición aguda y el 12,7% sufre de desnutrición crónica. El Dane explica que en el 2020, 3,6 millones de personas entraron a situación de pobreza monetaria con un 15,1%.

Hay que comer sanamente

Una alimentación saludable consiste en ingerir una variedad de alimentos que brinde los nutrientes necesarios para mantenerte sano, sentirte bien y tener energía durante todo el día.

Estos nutrientes incluyen: proteínas, carbohidratos, grasas, agua, vitaminas y los minerales, que se encuentran principalmente en las frutas, carnes, cereales, vegetales, entre otros. Sin embargo, muchos desconocen que comer sano ayuda a la prevención de enfermedades crónicas como: la obesidad, diabetes tipo II, enfermedades cardiovasculares, anemia, osteoporosis, cáncer, entre otros.

La proteína, un alimento costoso

En el informe que reveló el Dane indicó que muchos alimentos han aumentado su valor. Tanto las carnes y el pescados fue el grupo que más incrementó sus cotizaciones. Algunos cortes de carne  como el lomo y la costilla sufrieron los aumentos de precios más destacados. A su vez, el lomo fino, la cadera, la falda y la sobrebarriga de res presentaron alzas en sus valores. Pero también están otros productos, de la canasta familiar, que se dispararon.

¿Posibilidades de ahorrar?

En el trimestre Junio-Agosto de 2021 el 5.7% de las personas jefes de hogar y sus cónyuges en Bucaramanga afirmaron que no tienen dinero ante la posibilidades de ahorrar alguna parte de sus ingresos. “Muchas personas en la ciudad aún viven con un salario mínimo lo que imposibilita la forma de ahorrar. A veces muchas familias unen sus ganancias para poder subsistir en los gastos”, afirma Noél Carvajal, docente de un colegios público en la ciudad.

¿Y de comprarse un ‘lujito’?

El Dane precisa que el 83.8% de las personas jefes de hogar y sus cónyuges en Bucaramanga afirmó que comparado con la situación económica de hace un año no tiene mayores posibilidades de comprar ropa, zapatos, alimentos, etc. “Mucha gente ya no tiene para comprarse un ‘lujito’ como antes; las ventas se han bajado producto de la pandemia y eso hace que muchas personas se vuelvan informales como nosotros”, sostiene Mariana Ortega, vendedora informal de la carrera 15.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias