fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Mujer con discapacidad pide ayuda para mejorar su calidad de vida en Piedecuesta

Así pasó

Mujer con discapacidad pide ayuda para mejorar su calidad de vida en Piedecuesta

La situación de Alejandra es muy difícil, incluso, pide atención psicológica, ya que señala que no ha superado la pérdida de su pierna.

Alejandra Rendón López, llegó a Piedecuesta de Medellín buscando una vida mejor al lado de quien era su esposo y su hijo mayor.

Estando en el ‘Municipio Garrotero’ concibe a su segundo hijo y mientras estaba embarazada, hace un poco más de 5 años, le apareció un tumor en la pierna izquierda y la vida le dio una vuelta de 180°.

“Después de muchas citas, yo ya tenía a mi hijo menor y el doctor me puso a elegir entre mi vida y mi pierna, yo ya tenía a mis hijos, así que decidí mi vida”, cuenta.

De la elección no se arrepiente, pero después vino otro golpe. El papá de sus retoños la abandonó hace 7 meses, aproximadamente, y aunque la vida no es imposible para una persona con discapacidad, para ella sí ha sido muy difícil poder continuar, ya que antes dependía -a nivel económico- de su ex marido.

“Yo no he superado todo lo de mi pierna, no me siento bien, no sé qué haría sin mi hijo mayor, porque él es como mi pierna izquierda, mi motor, pero tampoco me puedo apegar a él porque ya tiene 13 años y se va a ir”.

Alejandra Rendón López.

“Yo quiero trabajar, quiero salir adelante, quiero poder hacer algo si se puede desde mi casa, yo soy berraca para trabajar, pero mi prótesis me queda muy grande.

“Mi ex está muy pendiente de nosotros, nos trae mercado, pero eso a veces no nos alcanza, porque él ya tiene otra familia y también tiene que ver por ellos”, precisa.

Por eso, acude a los buenos corazones de los santandereanos, para que además de ayudarle a conseguir empleo, le ayuden a mejorar su prótesis y a movilizarse a las citas médicas.

Incluso, si se puede, pide que la apoyen con mercado para que a sus pequeños no les falte la comida o con zapatos para ella, ya que ahora sólo cuenta con un par en buenas condiciones.

“A mí me cuesta mucho salir de aquí, vivo en la vereda Faltriquera, entonces una moto me cobra 15 mil pesos de bajada y de subida.

“Para mí esto ha sido muy duro, mi hijo menor me dice que le da pena andar conmigo, yo no tengo ni para pasear con mis hijos. Les pido que me ayuden a salir adelante”, sentenció.

Si desea ayudar a Alejandra con lo que le nazca del corazón, puede comunicarse con ella al 313 404 1166.

Agregue a Q'hubo Bucaramanga a sus fuentes de información favoritas en Google Noticias aquí.

Más de Así pasó

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias