fbpx
Síguenos en redes

Q'hubo Bucaramanga

Habitantes de Arenales, en Girón, piden acompañamiento de las autoridades

Así pasó

Habitantes de Arenales, en Girón, piden acompañamiento de las autoridades

Dicen que la inseguridad se torna más grave luego de que en su parque habitantes de calle y consumidores de alucinógenos, aparecen y se ‘amañan’.

Si algo ha caracterizado -y ‘amaña’- a la comunidad de Arenales y sus diversas etapas, en Girón, es la tranquilidad.
Quienes querían tomarse un respiro sin salir del barrio, podían sentarse en su parque y permanecer horas allí sabiendo que era poco probable que algo malo pasara. Sin embargo, la historia está cambiando. Así lo detalló un habitante de este sector, quien por seguridad, prefirió mantener su nombre bajo reserva.

Según una denuncia realizada por esta comunidad, desde hace unos meses el parque y otras zonas aledañas a Arenales están convirtiéndose en “pequeños cartuchos”. “En el parque tenemos ahora problemas de invasores. Están llegando todos los días habitantes de calle, consumidores, gamines y gente peligrosa que viene a dormir ahí. Nos la pasamos recogiendo colchonetas porque dejan todas sus cosas pensando que es una casa y a la gente ya le da miedo salir”.

En el sitio ahora se perciben fuertes olores resultado de las necesidades fisiológicas de estos invasores y la comunidad dice ya no aguantar más. “Nos tienen el parque de baño. Aquí ahora hay gente que se queda consumiendo vicio y no les importa si hay niños o adultos”, dijeron.

Estos árboles se han prestado para que ladrones se suban y sorprendan a los transeúntes que pasan por el lugar. Ya se han presentado robos. Foto: Suministrada

Árboles ‘alcahuetas’
Adicional a lo anterior, precisan también que junto a la Plaza de Mercado ubicada en la carrera 26, vía a Bahondo, hay unos árboles que no han sido podados. Situación que deja un escondite para ladrones que ya han hecho de las suyas allí.

“Hemos pedido a la Alcaldía que nos pode esos árboles. De noche, o en las madrugadas, los ladrones se suben y esperan a que pase la gente. Cuando van pasando, les caen y los atracan. Aunque estamos a 300 metros del CAI, no vemos que nos ayuden a controlar las situaciones. Aquí siempre ha sido muy tranquilo y empezó a desmejorarse. Estamos desesperados. Ya no aguantamos más ese montón de situaciones que nos mantienen inseguros”, manifestaron.

Sin respuesta
Para conocer qué medidas se tomarán por parte de las autoridades locales, este medio se comunicó con la Secretaría de Seguridad municipal pero no respondió a los constantes llamados.

Más de Así pasó

Arriba
Activa nuestras notificaciones    Aceptar No, gracias